COVID-19: Agilizando el cambio de la economía mundial. ¿Un llamado de atención?

by | May 19, 2020 | Blog, COVID-19

Desde su descubrimiento en diciembre de 2019, el COVID-19 o “coronavirus” no ha hecho más que ganar notoriedad dado a su rápida cifra de contagios y a las vidas que ha cobrado alrededor del mundo. A medida que los días pasan, hacerse diversas cuestiones es inevitable, saber cuándo pasará todo, cuántas vidas más se necesitarán para que se halle una cura o si conseguirá trabajo pronto. Muchas empresas están en bancarrota, en especial las pequeñas y medianas. Varias otras han producido despidos en masa. Y la sociedad se ha vuelto más temerosa. 

Pero también “limpia”. Ante todo pronóstico, que las personas se queden en sus casas le ha traído beneficios al ecosistema. No hay contaminación, los animales deambulan por lugares donde antes no eran vistos. Los residuos sólidos son más controlables, los mares muestran sus mejores olas. Y así, podríamos seguir para denotar el terrible daño que nosotros, como sociedad, le hemos estado provocando al propio lugar en el que nos desarrollamos día a día. Entonces, se puede decir que el coronavirus ya no solo amenaza nuestra salud, sino también nuestro estilo de vida y los hábitos a los que nos hemos acostumbrado. Pero no es su única faceta.

 

¡Ahora lo puedes escuchar en AUDIO!

¿Cómo una pandemia ha revolucionado la forma en que operamos?

Antes de que el coronavirus se convirtiera en una pandemia, los humanos operaban en un patrón establecido. Ir a trabajar, pasar horas incluso en el tráfico. Llegar, desenvolverte con tu entorno, interactuar con tus compañeros. Pero, ahora que se ha roto el esquema, una gran mayoría opera desde sus propias viviendas. La socialización se reemplaza con el aislamiento. Trabajar en una oficina se reemplaza por trabajar de forma remota. Ser abierto y amigable ya no es “normal”: la gente ahora es cautelosa y más cautelosa que nunca.

Lo que es aún más interesante es el efecto que esto traerá en el futuro. Muchas de las medidas que hoy en día adoptamos han llegado para quedarse, por lo que decir que la economía de habilidades es una mentira, sería contraproducente. Incluso el trabajar desde casa ya era algo que se practicaba en el pasado, aunque en menor medida claro. El coronavirus solo dio el “empujón” para que los procesos de trabajo como lo conocíamos se apresuren en cambiar y pasar a un nuevo formato, uno en el que ya no es estrictamente necesario acudir a cierto lugar para demostrar tu trabajo.

¿Cómo los hábitos diarios determinan tu futuro?

Un hábito que ya está impregnado en la mente de los peruanos, o al menos de la mayoría, es que dependan de un solo trabajo como fuente de ingresos. Se han acostumbrado a su horario diario y, como resultado, no han pensado qué harían si perdieran su puesto. No, de hecho lo están pensando ahora, cuando ya no lo tienen, pensando que deben de hacer para poder subsistir. Las cuentas se le acumulan, tienen bocas que alimentar, o tal vez la suya propia. Los escenarios son muchos, pero el trabajo solo uno. ¿Entiende el punto?

Esto significa que muchos consumidores están empezando a darse cuenta de lo mucho que esta pandemia está afectando sus vidas. Están comenzando a darse cuenta de dónde los han llevado sus hábitos, por ser confiados. Incluso muchos no han previsto afrontar temporadas como esta, llegando al extremo de no tener ninguna clase de ahorro. Y eso, como ya debe de saberlo, es un error colosal. 

Si esa es tu situación y no te gusta, reflexiona sobre los hábitos que tienes y si te están ayudando. Podrás descubrir qué hábitos debes desarrollar en su lugar. Solo así, podrás ver cómo te has estado conduciendo a un futuro, quizá, incierto. Solo tú eres capaz de remediar esa situación, aprovecha los escenarios que se te presenten sin perjudicar a los demás. 

La pandemia de coronavirus está revelando los verdaderos colores de las personas

Con todas las noticias y titulares sobre el coronavirus, el público en general tiene miedo. Están entrando en pánico y permitiendo que el miedo los consuma, y ​​comportándose de manera irracional. Compare este comportamiento con el de los líderes como: presidentes, gobernadores y primeros ministros. En lugar de ceder al pánico, están buscando soluciones. Están resolviendo problemas. Ya si funcionan o no, es tema aparte. El hecho radica en que si las buscan. 

Esto se debe a que la mentalidad entre estos dos tipos de personas difiere. El público en general se deja influenciar fácilmente por las últimas noticias ‘populares’ y tiende a hacer lo que todos los demás ya están haciendo. Si ven a alguien acumulando toallas de papel, se sentirán inclinados a hacer lo mismo. Están siendo gobernados por sus emociones y miedo, no por su lógica racional. Siguen la “corriente”. 

Pero también, se pone en evidencia que empresas son las que verdaderamente se preocupan por su personal. Fácilmente pueden despedirte, pero también pueden brindarte otras alternativas y no exponerse a futuras represalias en masa. No te confíes, ya que muchas veces el que mucho ofrece es el que menos da, y por supuesto aplica en todos los aspectos. No te quedes callado ante las injusticias. 

La incómoda verdad que ahora solo comenzamos a presenciar

Ni el SARS, el Ébola y la gripe porcina generaron tanta atención mediática como el coronavirus, pero en realidad estas enfermedades se limitaron a regiones geográficas mucho más pequeñas. COVID-19, sin embargo, se puede encontrar en casi todos los continentes. Su alcance es global y ha infectado a cientos de miles de personas en todo el mundo. Esto demuestra que por más avanzada que se encuentre la sociedad en tecnología, todavía somos vulnerables ante lo desconocido. No tenemos asegurado nada, ni nuestra propia integridad. 

¿Entonces, qué? Pues que la sociedad no está preparada para una pandemia. No ha tomado las medidas necesarias para prepararse, ni los de tercer mundo y ni siquiera los primermundistas. Y la razón de esto es porque no hay necesidad. No enfrentamos amenazas como estas a diario, no tenemos precauciones. No le tomamos la importancia que realmente debería. 

Mientras que una empresa que ya tiene una política de trabajo desde casa no tiene nada de qué preocuparse (precavidos), aquellos que no, son más probables que terminen en la bancarrota. Es por eso que el coronavirus se ha convertido en una pandemia. No nos lo tomamos lo suficientemente en serio, hasta que fue demasiado tarde. Los seres humanos naturalmente tienen una tendencia a posponer las cosas.

Prevenir una pandemia cuesta mucho menos que tratar de curarlo

Ha quedado claro que hallar una cura toma mucho tiempo. Pero, ¿se han puesto a pensar que siempre es lo mismo? Nos enfocamos más en hallar la cura de algo que prevenirnos de ese algo. Evitar que una enfermedad se convierta en una pandemia es mucho menos costoso que tratar de remediar una que ya se ha extendido por todo el mundo y que ha generado el miedo y la desconfianza. 

Ahora, la gente está realmente preocupada, paranoica. Las tasas de infección aumentan. El gobierno tiene que intervenir y proporcionar fondos para mantener vivos a sus ciudadanos. Y el peor de los casos: se produce una recesión económica mundial de la que nunca nos recuperamos por completo. Al prevenirlo en lugar de tratar de curarlo, superamos muchos problemas. No tenemos que lidiar con bloqueos o despidos de empleados. Al cambiar nuestros hábitos y nuestra mentalidad, podemos detener el problema antes de que ocurra.

La mentira más grande que te han dicho sobre el coronavirus

Quizá has odio decir que el covid-19 solo trae desgracias a las vidas de las personas. Es retratado como lo peor. Y si, tienen razón, pero no del todo. ¿Por qué es más fácil ver lo negativo que lo positivo? ¿Saben cuál es la diferencia entre la mentalidad y los hábitos de un líder mundial y alguien del público en general? Que el primero encuentra oro en el fango. El segundo solo se deja tragar. 

No es sorprendente que esta diferencia sea también lo que separa a las personas exitosas de los demás. Las personas exitosas saben que su percepción de lo que sucede es el factor más importante, no lo que realmente está sucediendo. Por ejemplo, una de las mayores mentiras que probablemente haya escuchado sobre el coronavirus es que es fatal. Pero en realidad, la proporción de personas que se han infectado y recuperado, es exponencialmente más alta que las que han sucumbido.

Esto se debe a cómo percibes la situación en cuestión. En lugar de ceder ante el miedo y el pánico, analizas la situación con calma y encuentras una solución. Eso es lo que debes de hacer, encontrar una oportunidad de negocio en todo este problema, verlo como una segunda oportunidad para comenzar. Por lo mismo, se puede decir que el coronavirus es la llamada de atención que la sociedad necesitaba para cambiar todo lo que hacía mal. Aprender o no, ya es cosa de cada uno.

Suscríbete y accede a nuestro contenido exclusivo.

100% Gratuito

Próximos Eventos Digitales

mayo

05

¿Cómo  aprovechar el pico de ventas post cuarentena?

mayo

06

Vender servicios médicos post cuarentena

mayo

07

¿Cómo saber si me negocio se extinguirá post cuarentena?

mayo

08

Entendiendo la psicología de las personas para comprar post cuarentena

mayo

09

Acciones que debo reflejar en los primer mes post cuarentena para ganar clientes

mayo

11

Preparándome para la mega competitividad

Ahora puedes escuchar todos nuestros artículos en Spotify

Únete al progreso

Escucha nuestro Podcast en Spotify

Te esperamos

LUN-VIE

08 AM – 8 PM

SAB -DOM

11 AM – 8 PM

Contacto

TELÉFONO

+(51) 928 501 063

EMAIL

hola@cerebrosweb.com

OFICINA

Jr. Leon Velarde 712, Lince, Lima.

Lima – Perú